Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

En nuestro barrio se ubican numerosos puntos de interés socio-cultural y turístico, de los cuales nos sentimos profundamente orgullosos:

 
Iglesia de San Felipe Neri

Edificio del siglo XVIII, mandada construir por el noble malagueño Antonio Tomás Guerrero Coronado y Zapata, junto a la calle Guerrero.
Actualmente la iglesia está destinada al culto, además de albergar a cuatro corporaciones de gran prestigio como son: la Orden Tercera de Siervos de María Santísima de los Dolores(Servitas), cuya sede canónica se encuentra en San Felipe desde mayo de 1740; La Archicofradía de la Sangre se ubica en ella desde abril de 1941, como consecuencia del incendio de su anterior sede, la Iglesia de la Merced en 1931; La Hermandad de la Santa Cruz se fundó en 1984 en dicha parroquia, aunque no se procesionó hasta 1993; y por último La Hermandad del Divino Nombre de Jesús Nazareno de la Salutación que se estableció en San Felipe, en 1984, siendo la más reciente incorporación a la iglesia.

IES Vicente Espinel

El edificio del llamado Instituto Gaona fue construido en el año 1750, convirtiéndose en 1846 en el primer instituto de enseñanza media de Málaga, siendo el único de la provincia hasta 1928 que se creó otro en Antequera.

Antiguamente contó con un museo de historia natural, un jardín botánico, una estación meteorológica y una biblioteca provincial.

Albergó a alumnos como Pablo Ruiz Picasso, Vicente Aleixandre, José Ortega y Gasset, Severo Ochoa y Emilio Prados entre otros.

Museo del Vidrio y del Cristal

Colección privada de artes decorativas, situada en una casona del siglo XVIII cuidadosamente restaurada.

La colección cuenta con unas 3.000 piezas de cristal de diversas épocas, acompañadas por una importante representación de obra pictórica, mobiliario y objetos de decoración que corresponden fielmente a cada periodo histórico al que representan, creando un ambiente que nos sumerge en el verdadero contexto doméstico en que vivieron sus primeros propietarios.
Un museo de artes decorativas que quiere ser una entidad viva que sirva de aliciente para rehabilitar el antiguo barrio artesano de San Felipe Neri, y un núcleo de referencia y estudio para los artesanos modernos.

Museo Jorge Rando

Inaugurado oficialmente en Mayo de 2014, es el primer museo expresionista en España. Dedicado al pintor malagueño Jorge Rando, alberga su obra y temporalmente la de artistas nacionales e internacionales vinculados a esta corriente.
Se encuentra ubicado anexo al monasterio de las Mercedarias. El edificio fue construido según las indicaciones del arquitecto D. Manuel Rivera Valentín en 1878 y está considerado un edificio emblemático de interés artístico.

Centro Cultural Provincial

Se encuentra ubicado en la calle Ollerías, con acceso también desde la calle Parras, en lo que fue en su día la Casa de Expósitos, creada por el gremio de carpinteros en 1573, denominada «Casa de los Niños de la Providencia», que después de diferentes etapas constructivas, de transformaciones y ampliaciones durante los siglos XVII y XIX, podía ser recuperado y reconvertido en un lugar dedicado a la cultura.

Centro cultural con auditorio, salas de exposiciones y biblioteca pública, que da cabida no solamente a la gente del barrio sino que fue pensada para dar servicio a toda la ciudad de Málaga.

Mercado de Salamanca

Mercado municipal del barrio del Molinillo, se construye el edificio en 1922, de arquitectura Neoárabe.
Incluido en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Catalogación General, el Ayuntamiento destinará 1,6 millones de euros en su rehabilitación, proyecto que durará unos 12 meses aproximadamente. El mercado ha sufrido desde su inauguración varias intervenciones, que han desvirtuado de manera muy notable su composición original, cuando el edificio no gozaba aún de la consideración y el nivel de protección con que cuenta en la actualidad. De hecho, el proyecto de mejora redactado tiene la resolución favorable de la Delegación Territorial de Educación, Cultura y Deporte en Málaga de la Junta de Andalucía.

Cofradías

En nuestro barrio conviven nada menos que 6 cofradías, las hermandades de La Salutación, La Piedad, La Sangre, Pollinica, Servitas y la Santa Cruz, todas ellas en armonía, dando al barrio un peso cultural importante dentro de la Semana Santa de Málaga, y un propio ambiente cofrade digno de visitar en dichas fechas.

Pasajes y calles históricas

Los pasajes como el de Meléndez y las calles Cabello y Sargento, parecen transportarnos a épocas pasadas como si por ellos no hubiese pasado el tiempo.

El pasaje Meléndez debe su nombre a Don Sancho Meléndez, maestro cantero del siglo VXII que trabajó la obra de la Catedral entre otras. Destacado por su dintel de piedra con farol colgante, su verja de hierro forjado y su suelo enchinado como el de su hermana vecina calle Cabello.

Trampantojos

En el barrio destacan varias fachadas con trampantojo, que han sido rescatadas recientemente en trabajos de rehabilitación para resurgir de «arreglos» en épocas anteriores.

Destaca la fachada lateral de la iglesia de San Felipe Neri, y el edificio recientemente rehabilitado de la calle Ollerías esquina con la calle Cabello.

Restos arqueológicos

Este barrio se construye sobre antiguos hornos alfareros, y como tal aloja numerosos yacimientos a los que hasta hoy se les daba escasa relevancia. Funtanalla, Ollerías, Barrio Alto, San Felipe Neri… todos esos nombres y aún más ha recibido este barrio de Málaga, que guarda en el subsuelo los hornos alfareros donde en época romana se producían las ánforas para las salazones malagueñas, los musulmanes elaboraban la loza dorada que hizo a Málaga famosa en todo el mundo, pero también los sencillos cacharros que usaban en sus casas, al igual que los pobladores cristianos tras la conquista.
Ahora es un lugar silencioso, sin mucho tránsito, con solares vacíos y casas abandonadas, pero hubo un tiempo en el que bullía de actividad. Lo eligieron los romanos para fabricar las ánforas en las que guardar las salazones; de sus hornos salió la loza dorada que llevó el nombre de Málaga por todo el mundo; y con el tiempo se convirtió en un museo al aire libre por sus pinturas en las fachadas. Es Funtanalla para los árabes, el Barrio Alto para los habitantes del XVII y San Felipe Neri para los malagueños de hoy.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter